El Tren

Una casa,

las vías del tren recorren la ciudad,

como arterias vivas, llevando sueños,

mi ilusión, el vino, las ideas.

no sé si es ese mismo tren con el que jugaba,

el que ahora me lleva por Nueva Delhi,

la espera, desespera.

Al frente de mi litera un indio pide un frito que no le gusta.

Y sentado viendo la ventana, recuerdo nuevamente las vías férreas cerca de mi casa.

Mi barrio lo tenía todo, había una iglesia, un parque y hasta su propia estación de tren.

Despierto del sueño,

llegamos a Agra, son las 4 de la tarde y el Taj Mahal cierra a las 5.

corremos y en mi mente aún está ese tren. Que no sé si pasará hoy por casa.

Comentar

Publicado en Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge