Madrugadas

El día antes de viajar,

la ansias carcomen mi cabeza,

desde niño,

cuando me decían que íbamos a Pucusana,

cada viaje, una aventura,

La madrugada se hace eterna,

Morfeo no se manifiesta,

el reloj parece no avanzar,

Muy por el contrario cuando uno ya está en plena travesía,

a veces el tiempo es muy injusto, se adelanta, se retrasa, nos hace sufrir.

Las madrugadas antes de europa,

antes de la playa,

antes de ese grandioso viaje al sudeste asiático.

El día antes de viajar,

las madrugadas se visten de películas donde lo único que queremos es ver el final.

Madrugadas.

Autor: Gianfranco Alvis

Comentar

Publicado en Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge