Mi primera vez viajando solo

Aún recuerdo la sensación, tenía los pasajes en la mano y no lo creía. Era mi primer viaje sólo, nunca había volado en avión y menos al extranjero.

De hecho, le pregunté  a algunos amigos sobre cómo era el proceso de facturar las maletas, pasar por migraciones, etc.

Ahora que miro en retrospectiva, tuve un poco de suerte o los dioses viajeros estaban de mi lado. Nunca averigüé nada sobre el país al que iba, no sabía si el dinero me iba alcanzar, no sabía que iba a hacer en un viaje de 7 días a Buenos aires. Lo que sí sabía era que quería vivir la experiencia, esa fucking experiencia que veía en las películas, o leía en los libros. Vamos, todos hemos sido jóvenes (lo seguimos siendo) e impulsivos.

si me preguntan ¿qué es lo que más recuerdo de ese viaje? La respuesta es simple, Miedo. Me explico, siempre había viajado con mi familia a diversos lugares de mi hermoso país, Perú. Pero ahora era diferente, estaba solo, en un país que no conocía, del que no había estudiado nada.

Y si, aun recuerdo el trayecto desde el aeropuerto de Ezeiza a mi hotel. Me sentía perdido, quería mi casa, mi barrio y la comida de mi mamá. Buscando consuelo comparando algunos paisajes o avenidas con las de mi país.

Llegué al hotel y solo salí para cenar, la situación cambió felizmente para mi y de hecho me fui de ese hermoso país con mucha pena. Los seres humanos somos contradictorios por naturaleza y como todas las cosas que suceden en el mundo todo es al revés. Me fui con pena y estando ya en Lima me parecía que todo era extraño, quizá es solo una percepción, pero me duró un par de días asimilar que ya no estaba en Argentina.

Mi consejo para poder ser un viajero un poquito más responsable, es averiguar sobre el destino, de esta forma uno puede definir mejor su itinerario. Se que hay personas que prefieren ir más a la aventura y es totalmente respetable, de hecho yo soy un viajero que casi nunca regresa al mismo lugar donde estuvo. Por lo tanto me gusta averiguar para no perderme lo que quería ver, aunque es súper perderse por las calle y descubrir rincones que no están en las guías de turismo.

Como ya dije, esta historia tuvo un final feliz. Me encantó el viaje, por lo tanto a pesar de la sensación de miedo que tuve, esta se fue desvaneciendo a través de los días. De hecho esta sensación no la volví a tener en los demás viajes que hice, nunca más me volvió a pasar. Tanto que ahora viajar es mi adicción.

Hasta pronto viajeros.

 

Comentar

Publicado en Editorial y etiquetado , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge