Buenos Aires y el obelisco

Siempre he creído que las calles esconden historias,

las puertas y faroles,

las esquinas con sus puestos de periódico,

aquellas ventanas abiertas,

las luces encendidas que se ven desde afuera,

el aroma a estofado,

caminar y ver las actitudes del gentío,

esucho el soundtrack de los autos,

mientras engullo el último bocado del pan,

siempre he creído que las paredes tienen imágenes,

Hoy que doy mis pasos por la florida,

hoy que miro hacia el obelisco,

hoy que no hay un soundtrack definido en las calles,

hoy que las miradas se cierran,

el aroma a estofado desaparece,

esto poema 5 se va transformando.

fin

 

Comentar

Publicado en Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge